Algo más que un bla, bla, bla…

Faltan solo veinte días 😱

¿Para fiestas patrias 🇵🇪? No, esos son veintiocho días en realidad. ¿Para recibir la tan esperada grati 💰? Tampoco, aunque esa también es una buena noticia para mi presupuesto. Te cuento que la respuesta correcta es… faltan solo veinte días para mi boda religiosa y aunque estoy muy emocionada, siempre hay espacio para un poco de estrés. Hay que seleccionar las flores para la iglesia, ir a la prueba del vestido, repartir las invitaciones, asegurarse que no falte trago para la celebración respectiva, entre otras importantes tareas. 

Uno de los requisitos para nuestro matrimonio religioso era asistir a una jornada pre-matrimonial y lo hicimos este domingo. No tenía mucha claridad sobre el contenido de dicha jornada. Solo sabía que estaríamos el tiempo equivalente a un día completo de trabajo. Pasaríamos prácticamente el día entero encerrados junto a otras parejas y honestamente no lo consideré mi mejor plan para pasar el último día de la semana. ¡Quién diría que a lo largo del día iría descubriendo -a través de presentaciones, discusiones en grupo e incluso divertidas dinámicas y juegos- buenas prácticas para aplicar en el matrimonio!

Tanto nuestra formación en casa -con el ejemplo de nuestros padres o familiares- así como nuestras experiencias amorosas previas han ido llenando nuestra “mochila” de creencias, ideas y costumbres respecto del matrimonio. No siempre estas son las más sanas del mundo, por lo que en algunos casos nos toca desaprender para luego volver a aprender de la mano de nuestra pareja. 

No quiero detenerme en hablar específicamente del lado religioso porque allí siempre podemos discrepar, pero sí quiero compartir contigo mis cinco principales aprendizajes:

  1. El matrimonio requiere de compromiso y de un trabajo diario para poder fortalecer el amor, que va más allá del enamoramiento. Nuestro amor irá evolucionando con el paso del tiempo.
  2. El diálogo es clave. Conversar siempre con sinceridad y sin miedo. Muchas veces nuestras “mochilas” pueden fungir de barrera de la comunicación.
  3. Hay que saber escuchar. Intentar ser empático, pero sin juzgar, sin interrumpir ni comparar.
  4. Aprender de nuestras diferencias. Podemos enriquecer nuestras vidas si estamos dispuestos a aprender de nuestra pareja.
  5. Discrepar con respeto. Podemos no estar de acuerdo sobre algún tema, pero siempre debemos tratarnos amorosamente y con respeto. Como dicen en los talleres de Perdón radical, comenzar a soltar la necesidad de tener la razón. Este no es concurso ni estamos llevando cuentas de quién va ganando.
  6. Ejercitar consistentemente el perdón. Una frase que resonó mucho en mí fue: “Transformemos nuestras heridas (emocionales) en cicatrices a través del amor.”

Parece que fue ayer cuando Renzo y yo tomamos la decisión de tener una relación a distancia. Él estaba en el extranjero y yo en Perú. En ese momento no teníamos muy claro cuándo sería que nos veríamos nuevamente de manera presencial, pero sí teníamos fe en que podríamos sacar nuestra relación adelante, siempre y cuando nos comprometiéramos a conversar. ¡Y vaya que lo hemos hecho!

Conversamos mucho sobre nuestras historias de vida, nuestras costumbres y nuestras ideas sobre lo que esperábamos en una relación de pareja. Invertimos tiempo en conocernos. Gracias a la tecnología hemos podido mantener una comunicación fluida a través del chat y de las videollamadas. Hoy estamos juntos en Lima y me encanta poder pasar tiempo de calidad junto a él 😍

Me encantó poder darnos un espacio para conversar y así continuar fortaleciendo nuestra relación. ¡Ojo! Estos aprendizajes los podemos extrapolar a cualquier tipo de relación 😉

¿Te animas a probar tener una conversación profunda que vaya más allá de un simple bla, bla, bla?

Un abrazo virtual,

Piliri

“El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.”

Corintios 13:4-5

Un comentario sobre “Algo más que un bla, bla, bla…

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: