Vamos a relajarnos âœŒðŸ»

Escogí esta foto porque cuando la veo casi inmediatamente comienzo a relajarme. La tomé el mes pasado a la salida del viñedo Casas del Bosque en Chile. Incluso detuvimos el auto para poder tomarla 📷. Son de esos momentos que uno quiere perennizar por alguna razón desconocida. ¡Cómo me encantaría poder teletransportarme a ese lugar y brindar con una copa de syrah! 🍷 Ya que por ahora no se puede, aprovecho de conectar con ese momento y lugar donde me sentí tan tranquila y en paz.  

Esta semana decidí tomar medidas adicionales para combatir mi estrés. Si has leído mi último post Donde una puerta se cierra, otra se abre… te habrás podido dar cuenta que he estado haciendo lo mejor posible, pero en mi caso no ha sido suficiente como para generar un cambio inmediato en la manera en que me siento. He intentado ser más amorosa conmigo y con mi proceso, pero a veces cuesta y necesito una manita adicional 😉

Lo primero que hice fue repasar mi lista de prioridades para las próximas semanas, tanto las que manejo en el trabajo como las personales. No lo he comentado antes en el blog, pero estoy organizando la celebración de mi boda religiosa, que será en menos de un mes 😱 Mi querido y fiel journal me ha ayudado a mantener en raya mis tareas pendientes. Esta vez decidí adelantar un mes de registros diarios para poder estar cubierta con mis actividades post boda también. Estoy segura que días felices vendrán junto a nuestra familia y amigos de Lima y de otros lugares del mundo. Ya estoy contando los días 📅

A mitad de la semana, cambié un poco mi rutina de cierre de día. Saliendo del trabajo fui a una sesión de Yoga a la luz de las velas, con Catherina del equipo de Cathe y Franco. La mejor parte es que no necesité llevar nada, solo ropa cómoda y muchas ganas de relajarme. Nada como un ambiente a media luz y con música suave de fondo como para comenzar a sentirme más tranquila. Realizamos primero una meditación donde luego pusimos una intención para nuestra práctica. Resonó mucho conmigo la frase “Yo soy paz y confianza” y ese fue mi mantra durante la sesión. Realizamos posturas bastante sencillas con mucha presencia y respirando mucho. Algunas veces me daba cuenta de que dejaba de respirar y eso  ocurría cuando mis pensamientos y preocupaciones me llevaban temporalmente a otro lugar. Luego me daba una amable palmadita imaginaria en la espalda y retomaba la respiración. Al terminar el savasana o relajación final disfrutamos de una deliciosa infusión de flor de jamaica, entre otras aromáticas hierbas. Salí relajada como si pisara copitos de algodón. ¡Me encanta! 💕

Como broche de oro, este fin de semana asistí a dos talleres para continuar adquiriendo herramientas que me sigan ayudando a mi crecimiento personal. El solo hecho de darme un tiempo para mí -y apagar el celular de pasadita por algunas horas- ya me relaja y me hace sentir que voy por buen camino. 

Cierro la semana agradecida y con la confianza de que la siguiente será mucho mejor 😊

¡Qué tengas buena semana!

Un abrazo virtual,

Piliri

“A veces lo más productivo que podemos hacer es relajarnos.”

Mark Black

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: