Seguimos aquí y ahora… (2)

Cada segundo que pasa es uno que no volverá. El siguiente será distinto al anterior. Depende de nosotros cómo decidamos utilizarlos. Soy consciente que con este mensaje podría estar escribiendo el post más corto de la historia de este blog, pero me gustaría profundizar con alguna reflexión que sea útil para todos.

Durante las últimas semanas he estado cargando en mi mochila con una serie de dudas sobre qué camino tomar. Y sí que la ha sentido pesada esta vez. Eso de vivir con el cuerpo en el presente y la mente en el futuro puede llegar a ser agotador. ¡Es como estar en dos lugares al mismo tiempo! 😮 Sin embargo, ahora que lo pienso con tranquilidad, esta puede ser una sensación razonable, especialmente cuando uno va a tomar decisiones que cambiarán el resto de su vida. 

La meditación me ha ayudado mucho a regresar al momento presente. Siento que meditar diariamente me conecta con mi centro, me permite ver las cosas desde una perspectiva diferente y así puedo ordenar mis ideas. Aunque todavía tengo episodios en los que me pongo en “modo Hulk” 😡 y en otros en los que me pongo en “modo Munch” 😱, siento que volver al aquí y ahora genera resultados positivos a mi vida. Tras cuatro meses -y un poquito más- que llevo practicando de manera consecutiva, utilizando la aplicación de Calm desde mi celular, puedo decir que ya forma parte de mi rutina diaria, casi como lavarme los dientes. Incluso las veces que no he podido meditar por la mañana, siento que me hace falta.

A estas alturas de mi vida, me queda claro que la única constante es el cambio. Así que si quiero salir adelante, solo me queda aprender a fluir con lo inesperado y a ser más amable conmigo misma en el proceso. En esta parte, la autocompasión es la palabra clave. Te recomiendo a Kristin Neff que en su libro “Sé amable contigo mismo” explica que la compasión hacia uno mismo requiere tres elementos: (1) Bondad hacia uno mismo – para evitar juzgarnos, (2) Reconocer nuestra humanidad en común – y así sentirnos conectados con los demás, y (3) Mindfulness – para vivir nuestra experiencia de manera consciente.

Estoy por cerrar un capítulo en mi vida y aunque estoy emocionada 😀 por comenzar a escribir el siguiente, a veces no puedo evitar sentir estrés 🤯 ¡No quiero equivocarme! No saben cómo intento conectar con la fe y confianza, tanto en mis capacidades como en mi proceso, pero debo confesar que -últimamente- me sobreviene una especie de amnesia selectiva, ya que olvido que cuento con una serie de herramientas que podrían aliviarme la carga. Solo quiero que pasen rápidamente los días y comenzar a tener algunas certezas en mi vida. Quiero comenzar a podar algunas ramas de ese enorme diagrama de árbol que se ha instalado en mi mente. Quiero soltar el lápiz y tomar el lapicero. Quiero paz y tranquilidad en que las decisiones que tome serán perfectas para mi esposo y para mí.

Querida amiga certeza, ¿dónde estás que no te veo? 

Este fin de semana recordaba una época similar, en la que pasé varios meses de incertidumbre. Por decisiones corporativas, me quedaría sin trabajo y no sabía qué iba a pasar en mi futuro. Tenía miedo 😭 y pensaba en qué otras opciones podría tomar. En ese momento sentí que no las tenía. Mi brújula se había malogrado y estaba completamente desorientada. Pude haber tomado una decisión arriesgada y cambiar de giro por completo, pero no lo hice. En aquella época asistía a clases de Ciencia de la Mente y fue cuando comencé a explorar la confianza en que las cosas que ocurrían en mi vida no eran azar. Que mi destino estaba en mis manos y que por ello, todo se encontraba en orden perfecto. Cuando comencé a internalizar esa idea, comencé a soltar mis miedos y apareció la oportunidad que estaba buscando. 

Mientras buscaba la foto que acompañaría a este post, encontré este lindo recuerdo de un viaje que hicimos a París con mi mamá. Estaba por salir de aquella época de incertidumbre, pero aún no lo sabía. También me hizo recordar a la conocida carta del Tarot llamada la Rueda de la Fortuna, la que generalmente representa a los grandes cambios que ocurren en la vida. Dicen que nada volverá a ser lo mismo cuando la rueda comienza a girar.

La rueda está girando y se avecinan grandes cambios en mi vida. Me estoy preparando para asumirlos 💪🏻 La diferencia con otras ocasiones es que ya no estoy sola. Así que las decisiones ahora se toman en equipo y tengo la suerte de que tengo al mejor compañero a mi lado, que es mi esposo 😍

¿Eres amable contigo mismo? Te invito a darte mucho amor, a tratarte con cariño y a tenerte mucha paciencia y buen humor. Al menos, eso es lo que yo intento 😉

Un abrazo virtual, 

Piliri

“Cuando nos dedicamos compasión a nosotros mismos, el nudo de la autocrítica negativa empieza a deshacerse para ser sustituido por un sentimiento de aceptación tranquila y conectada. Es como un diamante reluciente surgiendo del carbón.”

Kristin Neff 

2 comentarios sobre “Seguimos aquí y ahora… (2)

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: