Dulces sueños 😴

🎵 Muy buenas noches, hasta mañana, que descanses y que duermas bien, Karina y Timoteo se van a la cama y tú también. 🎵

Mientras escribía este post, pude recordar claramente la letra de esta canción. Entonada entonces por Karina y Timoteo, quienes tenían un exitoso programa infantil a mediados de los años noventa en Perú. Todos los días a las ocho de la noche -sin falta- comenzaba a sonar esta animada canción en la que se invitaba a los niños a tomar su leche, lavarse los dientes e ir a dormir. Si nunca lo has oído -o quizá quieras recordarla- haz click aquí.

¿Y a qué vino esta melodiosa introducción? Pues quiero contarte que hace casi cuatro semanas comencé a asistir a un taller llamado “Alimentando tus sueños”, organizado por la simpática Doctora Mildred. En él aprenderíamos sobre cómo mejorar nuestra calidad de sueño, revaluando nuestras actividades diarias y hábitos. Dado que uno de mis principales objetivos para este año es el autocuidado, aprender más sobre cómo hacer que mi sueño sea más reparador, me pareció una excelente adición a mi caja de herramientas.

¿Habías escuchado que “el mayor secreto del éxito es dormir bien”? – Esa es una de las principales ideas del libro “The Sleep Revolution” (“La Revolución del Sueño”), escrito por Arianna Huffington. Hace unos años, la fundadora del conocido portal de noticias Huffington Post sufrió de un desmayo, producto del agotamiento generado por exceso de trabajo y actividades. Este episodio la inspiró a investigar sobre el sueño, cambiando así su vida.

“Dormiré cuando me muera” – sé que es una frase que puede sonar bastante fuerte, pero la he oído decir más de una vez a lo largo de mi carrera. El mundo corporativo puede ser sumamente competitivo y uno puede quedarse trabajando en la computadora hasta altas horas de la noche, perdiendo la noción del tiempo por veces, y enfocada en los objetivos del área. Durante mi época universitaria me las arreglaba para estudiar hasta tarde, dormir un par de horas y luego ir a clases. Pero, no tiene que ser así para siempre.

Podemos reeducar a nuestro cuerpo. Sincronizar nuestro reloj interno nuevamente con los ciclos del día y la noche. ¿Por qué es importante? Porque necesitamos producir  melatonina -hormona que se produce en la oscuridad- para poder así regular el ciclo de sueño. Con un estilo de vida moderno, que ha ido de la mano de los avances tecnológicos, hemos alterado un importante ritmo circadiano: el que nos permite dormir por la noche y estar despiertos durante el día. Leía en “Los cuatro pilares de la salud” que la luz azul, emitida por el televisor, los celulares y las tablets, mandan la señal al cerebro que aún es de día y por eso nuestro cuerpo deja de producir melatonina 😱. Así que si sueles recurrir a tu celular cuando te despiertas a la mitad de la noche, piénsalo dos veces antes de hacerlo nuevamente.

Por otra parte, el hecho de estudiar o trabajar en ambientes donde prolifera la luz artificial nos juega en contra. Es vital estar en contacto con la luz natural y si te es posible, en la naturaleza. Si tienes un parque cerca, puedes aprovechar en salir a tomar una caminata a modo de pausa (de pasada en la luz activas tu vitamina D 😉)

Uno de mis mayores aprendizajes durante el taller ha sido el implementar una rutina previa al sueño. De esta manera, comenzamos a mandarle señales a nuestro cerebro que ya estamos próximos a ir a dormir. Por ejemplo: darnos una ducha, ponernos el pijama, lavarnos los dientes, echarnos crema, leer, escribir y finalmente poner a cargar el celular, pueden ser algunas actividades a incluir en nuestro checklist pre-sueño.

A continuación, te comparto cinco recomendaciones para mejorar nuestra calidad de sueño y que aprendí en el taller:

  1. Desconéctate de tus aparatos tecnológicos por lo menos 90 minutos antes de ir a dormir. Si puedes poner a cargarlos fuera de tu dormitorio, aún mejor.
  2. Duerme en un ambiente ordenado y oscuro. Si quieres motivarte a ordenar tu espacio, te invito a leer mi post Ordeno mi casa | Ordeno mi mente. Puedes instalar un blackout o unas cortinas gruesas para que no se filtre la luz.
  3. Usa un spray relajante de lavanda en tus almohadas.
  4. Meditar. En Calm puedes encontrar también historias para dormir. O puedes buscar música relajante en YouTube.
  5. Si te es posible, toma una siesta durante el día. Sé que las siestas se han ganado mala fama, pero puede volvernos más productivos si tomamos unos veinte minutos.

Dormir es muy importante. Nos permite recargar la energía utilizada durante el día y reparar nuestras cuerpo. Además, si mejoramos nuestro sueño, tendremos energía al día siguiente para iniciar nuevos proyectos o implementar nuevos hábitos saludables y mejorar así otros aspectos de nuestra vida.

¿Te animas a probar alguna de estas recomendaciones? Si tienes alguna sugerencia, es bienvenida en los comentarios de este post.

Un abrazo virtual,

Piliri

“Dormir es la mejor meditación.”

Dalai Lama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: