¿Por qué nada sale como lo espero? 🤔

¿Alguna vez te has planteado esa pregunta? Por favor, levanta la mano si has sentido que nada te sale como esperas 🙋🏻‍♀️🙋🏻‍♂️ Aunque la tecnología actual no me permite verte mientras lees este post -respetando nuestra privacidad, claro está- puedo inferir que somos varios quienes hemos pensado así en algún momento de nuestras vidas. ¡Ay, qué negativa eres! – decía mi voz interior y sentía una amplia gama de emociones que iban desde triste hasta molesta.

Hoy, me queda claro que nada gano si me quedo en esa línea de pensamiento. Eso me recuerda al verbo rumiar, y no me refiero a lo que hacen las vaquitas 🐮 sino a un término utilizado en psicología que significa darle vueltas en la cabeza -una y otra vez- a los problemas o pensamientos tóxicos. 

He aprendido que el Mindfulness es una herramienta poderosa que me permite conectar con esas emociones incómodas e investigar de dónde vienen. Pero, solo si estamos dispuestos a hacerlo. Puedes leer mi post Hulk vino a visitarme donde explico cómo nos puede ayudar el paso a paso del método RAIN de Tara Brach

Durante las últimas tres semanas he estado atrapada en un círculo vicioso mientras hacía un reclamo. En este mundo moderno, donde ya no hay caras ni nombres, solo anónimos buzones de correo electrónico, cuyas respuestas automáticas genéricas parecieran estar destinadas a alimentar la frustración. Me pareció ver una luz al final del túnel cuando obtuve una respuesta, pero celebrar anticipadamente mi éxito solo consiguió hacerme sentir peor, cuando me dijeron que debía empezar todo de nuevo. ¡Ya no sabía qué hacer!  😱

¿Por qué te estresas si es algo que está totalmente fuera de tu control? – amorosamente preguntó mi esposo. Yo, al borde de las lágrimas, le decía que era un trámite muy importante para mí y que sentía que nadie podía ayudarme. A este malestar se unió la larga lista de otros pendientes que estoy intentando atender, sin mucho éxito todavía. Había estado conviviendo con una serie de emociones incómodas y debo confesar que deliberadamente decidí ignorarlas. Lamentablemente, estas se acumulan como si estuvieran en una olla a presión y ya sabemos cómo puede terminar esa escena si la dejamos  desatendida.

Esa conversación me hizo recordar al gráfico que presento a continuación. Forma parte del archiconocido libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen R. Covey.  Lo tengo en mi librero desde la época de la Universidad y sus amarillentas hojas hoy añaden más valor que nunca.

54435146_1038839212975380_4114371905547403264_n

Este sencillo gráfico comprende dos círculos, uno dentro de otro. El más pequeño se llama círculo de influencia y contiene aquellas acciones sobre las que tenemos control directo o indirecto; mientras que el círculo más grande se llama círculo de preocupación. De esta manera, nuestros problemas pueden caer en cualquiera de estas 3 áreas:

  1. Control directo: dependen de nuestra propia conducta y podemos trabajarlo a través de nuestros hábitos.
  2. Control indirecto: dependen de la conducta de otras personas, pero podemos influenciar hasta cierto punto en el resultado.
  3. Inexistencia de control: aquí no podemos hacer nada y muchas veces entregamos nuestro poder a dichos problemas.

El autor menciona que las personas proactivas enfocan su tiempo y esfuerzo en el círculo de la influencia, dado que allí sí pueden hacer algo. De mantenerse con energía positiva, dicho círculo podría llegar a ampliarse.  En cambio, las personas reactivas se enfocan en el círculo de preocupación, le dan vueltas a circunstancias sobre las que no tienen control alguno. Terminamos sintiéndonos impotentes y destilando energía negativa por nuestras venas.

Soy humana y reconozco que este tipo de experiencias son con las que más aprendo. Mi lema es si te caes, te levantas, te sobas un poquito, aprendes y sigues adelante. Esta vez decidí cambiar de enfoque y envié dos correos electrónicos más, conectando con la confianza en el proceso. Me sinceré en ellos y amablemente pedí ayuda. Finalmente, recibí la respuesta que necesitaba junto con las disculpas del caso.

¿Sobre cuál de los círculos pasas más tiempo e inviertes tu energía? Esta semana te invito a explorar sobre cómo puedes expandir tu círculo de influencia y así mejorar tu calidad de vida.

Un abrazo virtual,

Piliri

“Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas que puedo, y sabiduría para reconocer la diferencia.”

Reinhold Niebuhr

 

Un comentario sobre “¿Por qué nada sale como lo espero? 🤔

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: