¡Deténganla! ¡Es una impostora! 😱

P: Tengo algo que confesarte. Soy un fraude.

R: ¡Nah! ¿De qué hablas?

P: No es broma. Todo este tiempo me he sentido a un paso de que me descubran, pero ha sido agotador sostenerlo, así que ya lo sabes. Por fin puedo sacar este secreto de mi pecho.

R: ¿Y todos tus estudios? ¿Tu experiencia laboral? ¿Acaso no son reales? Has logrado muchísimo en tu carrera.

P: Sí son reales, pero aún no me entiendes. He tenido mucha suerte. No sé todo lo que debería de saber.

R: Te he visto explicar temas complejos con una facilidad increíble. Estás acostumbrada a hacer presentaciones en público y respondes con naturalidad las preguntas de tu audiencia. Deberías sentirte orgullosa de tus habilidades.

P: No sabes el miedo que siento antes de empezar a hablar. Efectivamente fluyo cuando presento, pero no creo que sea la gran cosa.

R: No te preocupes, compartirlo conmigo es un buen primer paso. Para eso soy tu mejor amigo. Ya sé cuál es tu problema y voy a ayudarte. Ven conmigo.


¿Alguna vez te has sentido así? Pues yo sí y en muchas ocasiones. Es más, hasta he llegado a pensar que era la única a la que le pasaba esto. Aunque no es considerada una enfermedad, esta condición tiene un nombre: síndrome del impostor. ¡Ojo! Este término no es nuevo. Existe desde hace cuarenta años y fue definido por las psicólogas clínicas Pauline Rose Clance y Suzanne Imes.

Esta condición es más común de lo que uno pensaría. El genio Albert Einstein, la escritora Maya Angelou, los actores Tom Hanks, Jodie Foster y Natalie Portman, son algunos ejemplos de personas conocidas que han experimentando consistentemente ese tipo de pensamientos, lo que los lleva a dudar de su capacidad, a pesar de haber recibido diversos premios y reconocimientos. 

¿Cómo podemos combatirlo? Si incorporamos el Mindfulness en nuestra vida podremos observar nuestros pensamientos desde afuera. De esta manera, cuidaremos la forma cómo nos hablamos a nosotros mismos. A veces nuestra voz interna puede ser muy exigente, dura o incluso negativa, además puede no estar acostumbrada a recibir halagos. En ese caso podemos que conectar con el merecimiento por medio de afirmaciones, para que nos ayuden a construir creencias empoderadoras. Otra forma que podemos aplicar es escribir en un papelito cada logro o experiencia positiva que vivimos. Después los depositas en una pecera o un florero de vidrio transparente. Termina funcionando como si fuese una especie de alcancía de buenas noticias, a la que podemos recurrir cada vez que necesitamos levantar el ánimo o inyectarnos de optimismo.

¿Te quedan dudas? En este link encontrarás un video preparado por TED, donde en menos de cinco minutos te explican -de forma muy didáctica- de qué se trata este síndrome.

Te invito a mirar hacia adentro y preguntarte si estás teniendo ese tipo de pensamientos. De ser así, recuerda tratarte siempre con amabilidad, paciencia y amor. Esa es la receta para ayudarnos a comenzar a sanar. 

¿Tienes comentarios, preguntas o sugerencias? Puedes hacerlo en mis cuentas de Facebook o Instagram.

¡Qué tengas buena semana!

Un abrazo virtual,

Piliri

P.D. Gracias R. por por apoyarme siempre y sugerir que desarrolle este tema 😘

“Sé amable contigo mismo. Estás haciendo lo mejor que puedes.”

Anónimo

2 comentarios sobre “¡Deténganla! ¡Es una impostora! 😱

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: