¡Muela, muela!

“Tengo que sacarte la muela” –  Mi dentista.

Esa sería la escueta respuesta que recibí ante mi mensaje de 🆘. Concertamos nuestra próxima cita y entonces comenzaría la cuenta regresiva para despedirme de una de mis muelas 👋🏻 Hacía aproximadamente un mes que había retomado mis revisiones dentales -alineadas con mi propósito de cuidarme más- pero ese dolor recién se asomaría la semana pasada.

“Soy salud perfecta. Soy paz y tranquilidad siempre y en todo lugar.”

Repetía esas afirmaciones en mi mente mientras escuchaba el sonido ensordecedor del taladro. Hacía dos horas que estaba sentada en la silla del dentista y mi muela se rehusaba a salir. Además, la anestesia demoraba en hacerme efecto. ¿La causa? Creo que los nervios habían tomado por asalto todo mi cuerpo. Sentía mucho miedo. No quería sentir dolor 😱

En paralelo, mis preocupaciones comenzaban rápidamente a ocupar grandes espacios en mi mente, circulando rápidamente como nubes en el cielo: ¿me dolerá mucho?, ¿en cuánto tiempo podré comer sólidos?, ¿dormiré bien?, ¿se me hinchará la cara? y un gran etcétera. Sin embargo, una de las dudas más grandes era cuánto tiempo tomaría mi recuperación ⏱

Entonces recordé que el Mindfulness -o atención plena- formaba parte de mi caja de herramientas personal y que siempre puedo recurrir a esta práctica cada vez que la necesite. A veces nos olvidamos que no necesitamos estar sentados sobre un cojín de meditación o estar en silencio total. Solo necesitamos enfocarnos en nuestra respiración: inhalar y exhalar, largo y profundo. Sentir nuestras manos y nuestros pies. Todo ello te trae de vuelta al momento presente. Después de respirar por algunos minutos, decidí soltar el resultado y me relajé. Luego, con ayuda del bisturí, mi dentista logró finalmente desterrar a la susodicha 🎉


Este fin de semana me sentí con la batería baja. Probablemente haya sido producto de los tres puntos que -temporalmente- decoran mi maltratada encía. Para mí, es muy difícil tomarme las cosas con calma y bajar la velocidad, siempre ando haciendo mil cosas, pero esta vez sentí que no tuve opción. Así que me quedé descansando en casita, enfocada en recuperarme. Pero, como no puedo con mi genio, aproveché en ponerme al día en mi lectura 😉  Al menos, el libro era un gran compendio de ideas sobre cómo relajarse.

Te invito a escuchar a tu cuerpo y ver a los especialistas que necesites o descansar si es lo que te pide.

Un abrazo virtual,

Piliri

P.D. ¿Quieres saber más sobre el Mindfulness? Te invito a leer mi post Estamos aquí y ahora… (1) También puedes dejarme preguntas o comentarios en este post o en mis cuentas de Facebook e Instagram.

“El Mindfulness es una pausa – el espacio entre el estímulo y la respuesta: ahí es donde reside la elección.”

Tara Brach

Un comentario sobre “¡Muela, muela!

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: