Sin carne por favor. ¡¿QUÉ?!

Para sorpresa de propios y extraños, este domingo se cumplió un mes desde que dejé de comer carne. ¡¿QUÉ?! Sí, es correcto lo que estás leyendo 😱 Todo empezó como parte de un reto que nos propusieron durante el Yogi Training. La idea era sentir el efecto de la alimentación vegetariana en nuestro cuerpo, al menos por los diez días que duraba el programa. ¡Quién se iba a imaginar que llegaría a los treinta días! En este post te cuento mi experiencia como vegetariana.

Para beneficio de todos, quiero detenerme un momentito y hacer primero una aclaración respecto de lo que implica ser vegetariano. El vegetariano no come carne. A ver, carne no es sólo de res. También es pollo, pavo, pato y pescado. Aunque es poco usual, tampoco es alpaca, chancho, conejo, cordero y cuy. En resumen, nada que tenga sabor a “pollo”. ¡Ojo! Carne también son los clásicos: atún, jamón, hot dog y tocino. Sé que para algunos puede sonar obvio, pero en estas semanas he recibido varias preguntas al respecto.

No puedo evitar recordar y reírme con la escena de una de mis películas favoritas Mi Gran Boda Griega, donde la novia le cuenta a su tía -con cierto tono temeroso- que su futuro esposo es vegetariano. A lo que ella le dice que no hay problema, que le servirá cordero para la cena 🤦‍♀️

Estuve investigando y encontré que existen al menos cuatro tipos de vegetarianos:

  • Lacto-Ovo vegetarianos ➜ comen huevos + lácteos + vegetales
  • Lacto vegetarianos ➜ comen lácteos + vegetales
  • Vegetarianos estrictos ➜  comen sólo vegetales
  • Veganos ➜ similar al vegetariano estricto, pero no comen ningún alimento que tenga origen animal. Esto más que una dieta, es un estilo de vida. Lo hacen por respeto a los animales.

Desde hace algunos años ya había venido curioseando respecto del vegetarianismo y veganismo. Sin embargo, esta ha sido la primera vez que decidí tomármela en serio y tenía razones de peso. Mi esposo ha estado transicionando a una alimentación vegana desde hace algunos meses, así que decidí poner a prueba -al menos- una alimentación vegetariana. Había escuchado de varios pros y contras, pero quería comprobarlo por mi misma.

Hoy en esta era de la información, las redes sociales -como Facebook, Instagram y Pinterest- nos ofrecen cantidades industriales de información sobre alimentación saludable. Además, el número de ferias ecológicas y tiendas saludables ha ido creciendo y expandiéndose por varios distritos de Lima. De esta manera, tenemos a nuestra disposición varios tipos de productos vegetarianos y veganos.

Como primer paso, tuve que ir a hacer las compras al Supermercado para estar segura de contar con todo lo necesario para poder preparar los almuerzos y llevarlos a la oficina. A continuación, comparto contigo algunas de mis loncheras de las últimas semanas:

  • Cremas de verduras: la de zapallo es siempre una buena opción 😉
  • Ensaladas: palta, choclo, tomate, lechuga, broccoli, alcachofa, quinua y un gran etcétera.
  • Hamburguesas vegetales: lentejas, quinua, garbanzos. Hay varias marcas disponibles en el mercado. Las puedes preparar en el horno incluso con un poquito de aceite de oliva.
  • Menestras: frejoles, lentejas, garbanzos. Si te provoca, podrías acompañarlas con un saltadito de cebolla con tomate y sillau.
  • Pastas: acompañadas de salsa de tomate, pesto o vegetales salteados + queso parmesano.
  • Pastel de verduras: acelga, alcachofa, espinaca.

Y si tuvieras que salir a la calle a almorzar o cenar, no te preocupes. Tuve la oportunidad de explorar varios restaurantes en las últimas semanas y aquí tengo algunos ejemplos para ti:

  • Chifa: He visto que la gran mayoría de restaurantes de comida china ofrece versiones vegetarianas de sus conocidos platos como arroz chaufa y tallarín saltado. Puedes agregar también vegetales saltados. Si quieres un piqueo que reemplace al wantan, el enrollado primavera es bien cumplidor.
  • Comida vegana: Por ejemplo, en el Restaurante Veda ofrecen hamburguesas de lentejas o quinua con pan de camote, ensalada y papas nativas fritas acompañadas de ketchup casero. Probé también algunas pizzas veganas con “queso” de cashews. Tiene una amplia carta con versiones veganas de “ají de gallina” y “lomo saltado”. Creo que podrían sorprenderte.
  • Ensaladas: Quinoa ofrece varias opciones de ensaladas, incluso la “creativa” donde uno mismo escoge los vegetales que quiere combinar. Tienen también versiones de bowls con base de quinua o arroz integral y wraps.
  • Pizzas: Veggie Pizza ofrece ricas y saludables opciones que incluyen choclo y palta.

(*) Si no te provoca salir de casa y quisieras comer alguna opción vegetariana, las aplicaciones de delivery incluyen a varios de estos restaurantes.

Después de escribir esta lista, ya me dio hambre y me imagino que te he provocado a ti también 😉 Así que -antes de que dejes de leer el post y te vayas a comer- déjame compartir mis cinco conclusiones sobre lo que he descubierto en estos treinta días:

  1. Me he despertado más temprano y con más energía. Esto me ha permitido meditar diariamente y practicar yoga al menos cinco veces por semana 🧘🏻‍♀️
  2. Comer vegetariano puede ser muy rico y saludable si uno se lo propone. ¡Ojo! Tampoco se trata de comer sólo carbohidratos. Aprovechemos en probar vegetales que normalmente no hacemos.
  3. Después de comer me he sentido súper ligera. Eso sí, siempre trato de salir a hacer una caminata corta. Una buena dosis de vitamina D de pasadita. ☀️
  4. Un cambio de alimentación es un tema importante. Consulta a un especialista de ser posible antes de comenzar. En mi caso, yo lo comenté recientemente con mi endocrinólogo y sólo me ha pedido monitorear mis niveles de vitamina B12.
  5. Mi familia y amigos cercanos me apoyaron mucho durante este proceso. Siento que algunas personas me estuvieron preguntando con mucha curiosidad sobre mis razones. Pensando en ellos es que me animé a escribir este post.

Hace algunos meses atrás -cuando mi esposo me comentó su deseo de tener una alimentación vegana para tener un impacto positivo en su salud- no lo entendí. Lo cuestioné mucho. Creo que demasiado. Viendo las cosas en retrospectiva, tal vez pude haber sido un poco más comprensiva y hasta receptiva de la idea. A estas alturas, sólo puedo sentir mucha empatía hacia él y pienso que compartir esto nos ha unido aún más 😍

No sé si me convertiré definitivamente en vegetariana o vegana en un futuro. Tal vez podría ser flexivegetariana. Esto implicaría tener una alimentación con una combinación balanceada entre carne y vegetales. Lo que sí sé es que quiero sentirme saludable y feliz. Veamos hasta dónde puedo llegar.

Te invito a probar -al menos- no comer carne un día a la semana. Tal vez te sorprenda los resultados.

Hay un hashtag popular llamado #LunesSinCarne. ¿Te animas a probarlo?

Un abrazo virtual,

Piliri

“Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”.

Hipócrates

Actualización: Mi referencia para enumerar los tipos de vegetarianos la encontré aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: