Hulk vino a visitarme

Cuelgo el teléfono e inmediatamente me doy cuenta que tengo una sensación extraña en mi pecho. Es incómoda, como una especie de presión. Comienzo a sentir calor. La frente se me frunce. Mis cejas se levantan. Mi ojo derecho me está latiendo. Mi garganta está seca. Veo mis manos y mi piel está mutando a un color verde intenso. Esto solo puede significar una cosa: ¡me estoy poniendo en modo Hulk! 😱 Es uno de esos días complicados. ¿Te ha pasado lo mismo? En este post te comparto mi experiencia personal intentando manejar el mal humor.

Tengo algo que confesarte. Hay días en los que mi modo Hulk aún me domina y mucho. No me avergüenza decirlo. Soy perfeccionista. Soy apasionada por mis ideas. Soy una firme creyente de la buena educación y el buen trato. Soy del signo Leo. Soy un ser humano y ahora estoy en contacto con mis emociones. Eso sí, hace cinco años atrás, el mal humor me consumía cuando algo me disgustaba y sus efectos los arrastraba conmigo durante una semana por lo menos. “Paciencia y buen humor” – me decían.

Durante algunos talleres que llevé en Mindfulness Perú nos acompañaron los libros de Tara Brach. Ella es una psicóloga clínica, conferencista y maestra de meditación budista. En su libro “Refugio verdadero”, Tara nos propone aplicar un método para manejar circunstancias difíciles a través de la atención plena. Este método se llama RAIN y comprende los siguientes cuatro pasos:

  • R: Reconocer lo que está pasando → ¿Hay algún pensamiento que me esté dando vueltas por la cabeza? ¿Qué emociones estoy sintiendo en este momento?
  • A: Aceptar que la vida es tal como es → Dejo estar los pensamientos y emociones que reconocí en el paso anterior. No importa si son agradables o desagradables. Los acepto tal cual son.
  • I: Investigar la experiencia interior con bondad → Tomo una pausa y profundizo el reconocimiento con amabilidad. ¿Hay algo que necesite más atención? ¿Siento la emoción en alguna parte de mi cuerpo? ¿Hay algún tipo de creencia detrás?
  • N: No-identificación → Yo no soy mis pensamientos. Yo no soy mis emociones. Yo no soy mis creencias. Yo ni siquiera soy mi historia. Mi propia identidad va más allá de todo esto. En este paso final ocurre espontáneamente el descubrimiento liberador de mi consciencia natural.

Quiero compartir contigo la visita más reciente de mi querido “amigo” Hulk. Decidí aprovechar el día sábado para realizar una serie de trámites durante la mañana. Eso implicó esperar, esperar y esperar. Como siempre, llevé un libro conmigo para poder aprovechar el tiempo y -de pasada- avanzar con mi lectura. Sin embargo, esta vez fue diferente. No conseguía concentrarme. En la sala de espera podía escuchar de “mis vecinos de turno” cada conversación, cada timbrada de celular, cada mensaje recibido por WhatsApp y hasta un video con el top 10 de los discursos más insólitos ocurridos en concursos de belleza. Era como si mi sentido de la audición hubiese estado en volumen máximo y eso me estaba molestando sobremanera.

Respiré hondo e inconscientemente comencé a aplicar RAIN a esta situación. Me detuve a observar mis pensamientos. Conecté con mis emociones. Las sentí en mi cuerpo. Investigué en qué otras situaciones me había sentido igual. Me di cuenta que yo no era mi incomodidad ni mi fastidio. Finalmente, logré esbozar una sonrisa en mi rostro ☺️

El Mindfulness o consciencia plena ha venido generando un impacto muy positivo en mi vida. Me ha permitido conectar con mis emociones. Me ha permitido disfrutar más de las cosas. Y me ha permitido conocerme más. Bueno, Hulk todavía viene a visitarme de vez en cuando. Antes solía quedarse conmigo por una semana. Hoy, sus visitas son mucho más cortas. Este sábado sólo se quedó por unas horas. Le agradecí su preocupación por mí y lo despedí amorosamente.

Te propongo incorporar RAIN en tu caja de herramientas de autoayuda. Tendrás una nueva alternativa para aplicar la próxima vez que ocurra alguna situación complicada o incómoda. Estar en el momento presente y conectar con tus emociones siempre es una buena opción 😉 Si te animas a intentarlo, te invito a dejarme un comentario en este post o en mi página de Facebook.

Un abrazo virtual,

Piliri

“La intimidad que surge al escuchar y al decir la verdad solo es posible si somos capaces de abrirnos a la vulnerabilidad de nuestros corazones. Nuestro primer paso es inspirar, entrar en contacto con la vida que está aquí mismo. Cuando nos hemos acogido a nosotros mismos con bondad, podemos tocar a los demás de una manera vital y sanadora.”

Tara Brach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: